Vida nocturna en Huatulco

La vida nocturna de Huatulco es diversa y emocionante. Tiene una variedad de opciones de vida nocturna, incluyendo bares, cafés, videos y discotecas. Las mejores discotecas se encuentran en los barrios de Santa Cruz, Chaqué y La Crucecita.

En Huatulco hay sitios para todos los gustos, desde algo tranquilo como un café junto a la playa hasta centros nocturnos donde no te faltará la diversión.

Las principales discotecas son las siguientes:

1.  La Mina

La Mina es una discoteca que pone todo tipo de música de los mejores DJs, tiene un ambiente maravillosamente agradable y está llena de gente joven que se divierte. Este establecimiento tiene la particularidad de estar situado bajo tierra, lo que le da el aspecto de una auténtica mina. Sin duda, una de las mejores discotecas de Huatulco.

2.  Papaya

Otro de los clubes nocturnos más populares de Huatulco es Bahía de Chahue, que es ideal para las personas que prefieren una rica bebida mientras escuchan su música favorita. Los buenos momentos parecen no terminar nunca, ya que los jóvenes que acuden noche tras noche se encargan de transformar el lugar en un ambiente alegre y divertido.

3. La Crema

La Crema es un lugar encantador con un ambiente maravilloso donde se puede disfrutar de excelente música al ritmo de rock, reggae y hasta salsa, así como de bebidas nacionales y extranjeras y algunos de los mejores cócteles de Huatulco.

¿Qué hacer en Huatulco?

San Agustín, Chachacual, Cacaluta, Maguey, Santa Cruz, Chahué, Tangolunda y Conejos son algunas de las nueve bahías que conforman la zona turística de Huatulco, con playas de arena dorada delimitadas por la Sierra Madre del Sur y los ríos Copolita y Coyula.


Si tienes un viaje próximo a Huatulco, no olvides tener listos tus boletos de autobus, tu equipaje y reservar con anticipación tu estadía, así podrás pasar un fin de semana explorando Huatulco y enamorándote de su gastronomía. Aquí te dejamos una lista de 5 actividades que no te pueden faltar en tu viaje a Huatulco.


1. El Museo de las Artesanías


El Museo de las Artesanías, ubicado en La Crucecita, un pueblo a 10 minutos de Tangolunda, es un buen lugar para ir si buscas artesanías regionales como blusas y vestidos bordados o cerámica de barro negro oaxaqueño.

Aquí podrás conocer cómo se fabrican las obras, la historia de la técnica y algunas biografías de los artesanos. Como se vende mezcal, chapulines, mole negro, sal de gusano y otros artículos regionales, el viaje también funciona como un tour gastronómico.


2. Playa de El Violín.

Entre las muchas cosas que hacer en Huatulco, es imprescindible contemplar los espectaculares atardeceres de la ciudad; una vista que abarca una impresionante extensión del Pacífico, coronada por las rocas y las olas de la playa El Violín.


  

3. Degustación de mezcal en La Crucecita

La Crucecita es el centro de las Bahías de Huatulco. Allí es donde todo tiene lugar. Casa Chahue, una tienda con una gran selección de artículos oaxaqueños justo enfrente de la plaza, tiene la tradición de pasar "por tu probadita", que no es otra cosa que degustar mezcales en la intimidad de la sala trasera. Empieza con un blanco, aperlado Reserva Especial. Ten en cuenta que tiene unas cuantas perlas al servirlo; si no las notas, no es de buena calidad.

4. La selva de Oaxaca.

No podrás resistirte a un paseo en cuatrimoto por parte de la selva oaxaqueña si quiere una aventura extrema.

Antes de comenzar el paseo, los instructores explican cómo funciona el vehículo, ofrecen algunas sugerencias de paseo y proporcionan a los participantes un casco protector.

Antes de llegar a San Agustín, el recorrido te lleva por caminos de tierra y asfalto, a través de pequeños asentamientos, y se adentra en la selva oaxaqueña por rutas marcadas para evitar dañar el medio ambiente. Habrá muchas oportunidades para comer, descansar y nadar. El traslado a los hoteles está incluido en el servicio.

5. Un viaje en moto de agua por las bahías

Haz un recorrido en moto acuática por las bahías de Huatulco y conquista las olas. Esta excursión garantiza la emoción y la aventura. Pasarás tres horas viendo impresionantes playas vírgenes, buceando y nadando en una playa muy tranquila. Cenarás en la playa y te relajarás frente al mar después de un día de acción.